Eswin Orellana

Eswin Orellana

Viví y crecí en un hogar rodeado de alcoholismo. A los 18 años perdí a mi padre y fue un total descontrol en mi vida. Un día comprendí que yo había estado buscando religión en muchos otros lugares, pero que lo esencial es una verdadera relación con Dios. Ahora todo lo hago con el respaldo de Dios y con la fe que por Cristo soy salvo.

Mailyn Valenzuela

Mailyn Valenzuela

Mi niñez estuvo marcada por mis padres que solían pelear mucho. Mi papá tomaba demasiado y mi madre tenía un carácter muy fuerte. A pesar de todo esto, mi abuela me guió en los caminos de Dios, ahora me siento muy feliz de haber conocido el Evangelio. Hoy mi vida tiene más sentido y cada día es una nueva oportunidad de servir.

Maira Jeronimo

Maira Jeronimo

A través de las cosas que me pasaron, Dios me ayudó para que mi fe creciera, mi confianza está más fuerte en Él. Gracias al ejemplo de mi mamá y a mis hijos, tengo la fuerza en Dios para seguir cambiando día a día y lo voy a seguir haciendo porque sé que Dios merece eso y mucho más de mi parte, Él ha hecho mucho más por mí.